Mi misión es ayudar a encontrar paz y alegría, brindando lo que he aprendido y estando al servicio de la vida y su florecimiento.

 

Mi visión es que trabajando en la inspiración de esta misión, en tres décadas podremos haber contribuido significativamente a la reconciliación y la paz social que permitirán una sociedad libre, creativa, equitativa y plena de amor, abundancia y reconocimiento.

 

Por eso, al que haya llegado hasta aquí a conocer mi misión y mi visión, le regalo las poesías que elija entre las que figuran a continuación.

 

Se trata de una selección de Haikus (*), pequeños poemas que vengo escribiendo desde hace mucho tiempo:

Cuando tu quieras
tocaremos el cielo
en un abrazo.


Siempre te auguran
amor, salud, trabajo,
los que te aman.


Fluir de vida
eres arco del tiempo,
Naturaleza.


Andá tranquilo
dolores y placeres
irán contigo.


Dar y recibir
son los mejores verbos
de buena vida.


Tenga alegría
quien no tiene trabajo
o está perdido.


Camina suelto:
para tropezar están
las mismas piedras.


El pesimista
dirá de la esperanza
que es una zonza.


Por la mañana,
¡arriba corazones!
gritó el sereno.


Pensar con otros,
brindándose y bregando,
da alegría.


Cuidado, vida
que nadie te destruya
con su desidia.


Su ausencia fue fiel
por el largo camino
de los recuerdos.


Alguna historia
anda paseando el alma
a contramano.


Echa los galgos
a cazar tus recuerdos
más entrañables.


Viajé a bordo
de alegrías ajenas,
al fin del mundo.


Raíz de equidad,
es amor solidario,
el amor de Dios.


Gloria de héroes
tendrán quienes lideren
en paz los cambios.


Derecho a soñar:
futuro y esperanza
con alma y vida.


Gente de empuje,
corazón y proyectos:
innovadores.


Lugar del tiempo
es el fluir del agua
que nunca para.


Regalo con a,
son palabras de aliento:
amor, amistad.


Conocí causas
investigué efectos
aprendí algo.


Verdades de Dios
propalan y reparten
el sol y el viento.


Es una pena
que se alojó en tu cuerpo
como dolencia.


Podés preguntar
mañana, tarde, noche,
que Dios responde.


Cuidar el amor
por momentos exige
jugarse todo.


Quien escatimó
los buenos sentimientos,
aún los debe.


¡Qué fortaleza,
siempre distinguir
la parte buena!


Que la sonrisa
te viaje por el cuerpo,
eternamente.

*Haiku: Forma lírica de origen japonés que se caracteriza por su pauta breve de 17 sílabas y que, con una distribución invariable en su versión clásica (5-7-5), produce un efecto poético muy llamativo.

© 2018  - Delfina Linck - Todos los derechos reservados.